Manuel Soria

Manuel Facundo Soria, fotógrafo, 34 años. Nacido en Buenos Aires y adoptado Tucumano. Actualmente ubicado en Berlín desde hace 3 años. Su trabajo se centra en la fotografía de moda y el retrato.

¿Te sientes artista? ¿Cuándo fue ese punto de inflexión?

Sentirme artista, pensando en esa figura “del artista”, como una persona en su atelier/estudio desarrollando por horas, días, años una serie de obras, sea del tipo que sea, y que esa obra y su cuerpo de trabajo hablen de algo e interpelen de una forma u otra al espectador…pensando así, por el momento esa palabra me queda demasiado grande. Podría sí catalogarme como artista en el sentido de una persona que hace algo creativo con la mayor precisión posible. Soy una persona muy detallista y en lo que respecta a la técnica sea de cámara, revelado o edición digital, trato siempre de que no hayan errores. Y más que nada en el tipo de fotos que estuve haciendo estos últimos años, que si bien son en entornos cotidianos, hay algo de la técnica y el control de la imagen que necesito que esté siempre ahí. Así que, sentirme artista…en el sentido técnico de la palabra, puedo decir que sí.

¿Cómo llegaste a la fotografía?

Por alguna razón, nunca me puse a indagar mucho, como a los 15 años empecé a jugar con una cámara point and shoot de mi mamá. Viendo que no podía conseguir lo que quería con esa cámara le pedí a mi madre que me compre una cámara para mi. Ella habló con un amigo suyo fotógrafo y él, muy sabiamente, le recomendó que me compre una Pentax K-1000, cámara que al día de hoy conservo. Comencé a hacer retratos y fotos de mis amigos y mamá…claramente en el primer rollo de 36 fotos no muchas salieron técnicamente bien, pero no obstante, desde ese momento quedé enganchado con todo el universo fotográfico. En ese momento y ahora, ver la realidad a través del visor de la cámara, y puede sonar cliché, es literal entrar a otro mundo, el sonido del obturador, la acción de correr el rollo, el olor de la funda de la cámara el acercarla a tu cara, el instante previo a tomar una foto. Todas esas sensaciones son las mismas ahora como en el día 1 de hacer fotos.

¿Cómo fue que te iniciaste en la fotografía de moda? 

Comencé haciendo fotografía para cine. Luego, al trabajar con un amigo fotógrafo (Esteban Vargas Roa) y viendo su forma de trabajar y lo que estábamos haciendo, me interesé mucho por la moda, por lo mismo que decía antes, que se está contando algo, se está trabajando en un equipo donde todos aportan creativamente en su disciplina.

Estudié fotografía para cine, lo que me dio los conocimientos sobre fotografía, aunque desde temprana edad hago foto fija. Ya cuando estaba trabajando full time como director de foto, empecé a hacer fotografía de retrato más a conciencia y luego de un período de transición, fui mezclando el retrato con la moda, donde busqué mezclar un poco ambos mundos. Y esto es un aprendizaje constante, así que foto a foto voy creciendo un poco más.

¿En qué circuitos expones tu trabajo?

No sé me da muy bien el exponer mis trabajos en lugares físicos. Lo intenté un par de veces, pero sin resultados. En total habré hecho 2 exposiciones, una como estudiante y otra en conjunto con un amigo fotógrafo en Tucumán, Argentina. Ambas salieron muy bien y disfruté muchísimo todo el proceso. 

Actualmente utilizo medios digitales para exponer mis trabajos, principalmente Instagram y mi website. Me gustaría mucho poder exponer mis fotos impresas en algún evento, galería o espacio. No solo para mostrar lo que hago, sino porque de las dos veces que expuse, lo que me llevé de esas experiencias es entender mi obra desde otro lugar. Ver las fotos impresas, grande o pequeño, y al ver la reacción de los espectadores o charlar con ellos, aprendí mucho de mi trabajo, en cierta forma se resignifica, tal vez yendo hacia un lado que es el lado al que tenía que ir, pero que por h o por b no super ver hasta ese momento. Así que, seguiré intentando encontrar esos espacios para poder colgar mis fotos.

Un medio que uso regularmente para exponer mi trabajo, son espacios como este mismo, revistas y plataformas independientes. Tengo varias publicaciones en revistas online sobre moda y cultura. Es una experiencia super interesante ese proceso también, porque a veces, como en este caso, la publicación viene junto con una entrevista, lo cual me permite reflexionar sobre mi trabajo y crecer en mi forma de entender lo que hago.

¿Cómo sientes Berlín para poder circular tu trabajo? ¿Crees que hay escena(s)? ¿Cuáles? 

Creo que Berlín es un lugar increíble para poder mover tu trabajo o para moverse uno dentro de una escena artística. Actualmente con la pandemia de Covid-19 y las restricciones que hay en Alemania, no hay lugares abiertos para exponer o juntarse con gente. Pero previo a esta situación excepcional, Berlín contaba con muchísimos espacios dentro del mainstream y de la escena under, en lo que a fotografía respecta. Lugares como los grupos de Facebook o Meetup permiten a personas de distintos lugares de la ciudad poder reunirse a charlar, en eventos independientes o a salidas fotográficas. No sé cómo será y qué pasará después de la pandemia con todos esos espacios independientes que vivían a base de los eventos y de las personas que iban a diario. Es una época muy difícil para todos y el sector independiente del arte está sufriendo mucho con estas restricciones. Así que será cuestión de esperar a que todo vuelva a una normalidad y colaborar con esos espacios para que puedan resurgir.

¿Qué piensas de trabajar “por amor al arte”?

No creo que tenga nada malo trabajar por amor al arte, hay un montón de cosas que hago en donde uso mis habilidades, conocimiento y tiempo para proyectos los cuales no me dan dinero, pero me llenan como persona. Pero hay una línea medio delgada que divide: hacer cosas por amor al arte para uno y hacer las cosas por amor al arte para otro esperando recibir un cierto beneficio por parte del otro.

Veo que actualmente con las redes sociales se da un fenómeno de que tener mas seguidores en Instagram o cualquier otra plataforma es símbolo de estatus, de triunfo y también de presionar a otras personas a hacer cosas “por amor al arte”. Pensando en la industria en la que trabajo actualmente, en moda, donde lamentablemente a veces las apariencias, el verse cool y la cantidad de seguidores son cosas que tienen peso.

Como dije, no creo que esté mal hacer cosas por amor al arte si es que estás empezando y necesitas armar tu porfolio o si el proyecto realmente te nutre y te deja algo como experiencia, contactos o solo curriculum. Pero el límite está en las personas que quieren aprovecharse de todo ese tiempo que invertiste en hacer cosas “por amor al arte” donde aprendiste y creciste en tu disciplina, que quieren contratarte gratis a cambio de exposición o de algún producto que venden o incluso por dinero, pero no respetando el presupuesto que pretende cobrar por su trabajo. Ahí creo que uno tiene que ponerse firme y entender que lo que uno quiere cobrar viene de la mano de todo el tiempo y esfuerzo que uno le puso en aprender todo lo que sabe, en todas las horas de lectura, de ver tutoriales, de haber practicado tu arte, eso se cobra y se tiene que cobrar bien.

A mi me cuesta muchísimo hablar de dinero con clientes, ponerme firme con mis honorarios, me surgen también dudas de si “¿será mucho, será poco?”. Pero cada nueva situación donde tengo que enfrentarme a eso aprendo algo y gano confianza para la siguiente oportunidad. 

¿Colaboran otros artistas en tu trabajo? ¿Colaboras en otros trabajos?

En el tipo de fotos que estoy haciendo últimamente, que es fotografía de moda, trabajar con otras personas creativas de distintas disciplinas es algo que no puedo evitar, y que realmente no quiero evitar. Disfruto muchísimo trabajar con otras personas y sumar ideas y propuestas a lo que estamos desarrollando. Lo importante para mi en cualquier equipo de trabajo es que haya un ida y vuelta. El trabajo en equipo lo entiendo desde algo fluido, donde todo es válido y moldeable o adaptable a lo que se está queriendo lograr. Toda idea, funcione o no, puede despertar otra idea que tal vez sí termine siendo utilizada para lo que se esté haciendo.

Siendo que tu trabajo es principalmente en analógico ¿cómo llevas un orden de tu archivo?

Uf, que tema. Siempre traté de tener todo más o menos ordenado, pero no llevo ninguna hoja de Excel o anotador con números de rollos, fechas, nombres, nada. Solo tengo todos los negativos puestos en páginas independientes dentro de una carpeta ordenados más o menos por fecha. Sí los cuido bastante y conservo en un lugar que sé que no hay humedad o que se pueden dañar. Pero sí, tener un archivo ordenado y claro es algo que tengo que hacer.

En cuanto a los archivos digitales, ahí si trato de ser más ordenado, porque uno se puede perder entre tantos discos externos y archivos con casi el mismo nombre. Cada año nuevo creo una carpeta con el año y los meses dentro, luego voy poniendo dentro de cada mes carpetas con las sesiones ordenadas por fecha y con una corta descripción de lo que es. Luego tengo otro disco externo donde hago backup de esos archivos, disco que no uso para nada, solo como apoyo del principal.

¿Cómo te llevas con las formalidades? (dossier actualizado, material debidamente registrado, etc).

Esto es algo que por ahí se deja de lado y que cuesta ponerse a hacer. Durante muchos años mi forma de mostrar y ordenar mi trabajo fue la línea de tres en Instagram…nunca menos profesional. Luego compré mi dominio para armarme la web, lo cual nunca sucedió, sino que linkié un Tumblr con ese dominio y era ahí donde subía actualizaciones de mis trabajos. Y ahora, luego de varios años de un orden desordenado, y estando en cuarentena, me puse a armar oficialmente mi web donde está todo ordenado. Mi trabajo se puede ver mejor que antes, tengo una bio, contacto y links a donde mi trabajo fue publicado. Me costó tiempo y esfuerzo, pero era algo que iba siempre pateando para adelante y que nunca podía ponerme a hacer. Y ahora que lo tengo hecho me doy cuenta de la importancia que es tener todo ordenado y listo para mostrar sea a un cliente o a un equipo de trabajo, para que vean y entiendan un poco tu ojo, tu forma de ver y fotografiar, sumado a que es mucho más profesional que un simple Tumblr.

Con respecto a registrar mi trabajo, bueno, eso jamás lo he hecho y debería no solo hacerlo, sino que ponerme a investigar como. Puede llegar a suceder que alguien quiera aprovecharse de la foto de uno con fines comerciales sin pedir permiso y eso es volver un poco al punto que hablamos más arriba, de ponerse firme con el trabajo de uno. Por suerte la comunidad artística, fui descubriendo que somos todos muy atentos con ese tipo de cosas. Que si vemos el diseño o foto de alguien en un lugar que nos hace ruido, que esa persona no pondría su trabajo en, por decir algo, un sweater, normalmente nos avisamos entre nosotros para que el artista en cuestión tome medidas al respecto. Al tener las cosas registradas, uno ahí ya tendría peso legal para reclamar, pero bueno, todo eso vendrá más adelante.

¿Técnicamente te atienes al formato tradicional de tu “rubro” o eres de experimentar?

En fotografía de moda hay un mundo inmenso para explorar desde lo creativo. En mi trabajo, si bien busco atenerme a ciertos parámetros y estándares de la fotografía de moda, no puedo evitar no poner en un lugar de importancia a la persona delante de la cámara. Me cuesta a veces poner al estilismo por sobre la persona fotografiada. En ese aspecto mis fotos puede que no encajen 100% en lo que se entiende por fotografía de moda, pero tampoco tanto en la fotografía de retrato o editorial. También intento sacar provecho de la aleatoriedad de la fotografía analógica, usando distintos tipos de películas sea que ya vengan con algún proceso previo, o película vencida o incluso abriendo la cámara y velando un poco el negativo por un segundo.

En tu trabajo ¿tu objetivo es sacar lo que tienes dentro y que la gente lo apropie como quiera o prefieres trabajar en un mensaje claro?

Cuando planteo una idea para hacer fotos, pienso casi exclusivamente en lo que me interesa a mi, en lo que me parece que puede verse bien, o en trabajar con X persona o grupo de personas que siento que podemos llevarnos bien y hacer algo interesante. El mensaje normalmente viene después cuando vemos las fotos. A veces aparece algo extra que no vimos al momento de planear o hacer las fotos y que en edición vemos y, si somos lo suficientemente sensibles, podemos ver y usar para darle un contexto o mensaje a lo que hicimos.

¿Qué rol crees que tienen las redes sociales en la vida/obra de un artista y/o en tu caso en particular?

Yo estoy muy a favor de las redes sociales. Son un espacio increíble para conocer gente, sumar inspiración y exponer lo que haces. En Instagram he conocido varias personas del rubro y me permite mantener esas relaciones o estar en contacto con otras personas que no conozco en persona, pero que sí nos relacionamos regularmente online. 

Por un lado veo la parte social y de conexión que tienen y me encanta, pero por otro lado también soy cauteloso con ciertas cosas como no dejarme llevar por la ilusión de los números, de que si tengo mas seguidores, likes, comentarios, etc. mi trabajo es mejor o peor, o valgo mas o menos. También en cuanto a inspiración, al estar bombardeado por imágenes, muchas veces increíbles, lo que podría ser inspiración puede caer sin querer en una simple copia de algo que se volvió tendencia, perjudicando así a veces las ideas propias. Es difícil, pero hay que estar muy atento a eso.

Cuando programas unas fotos, piensas en realizarlo en función de cómo este se va a adaptar a las redes sociales? ¿El formato final está condicionado por los formatos de redes?

No realmente. Sí tengo en cuenta antes de hacer fotos para donde van a ser y en base a eso priorizo ese formato. Creo también que no existe ya tan marcado un formato o estilo específico para las redes sociales. En sus comienzos Instagram era solo sacar fotos del día a día, ponerle un filtro y listo, ahora ya Instagram es tan grande que es el espacio donde mi tía postea cosas, donde locales venden ropa u otros productos, donde yo y otros fotógrafos y artistas exponen su arte. Ahora está dividido en nichos y algunos muy específicos y cerrados. Por lo que cuando pienso en subir mis fotos a Instagram no influye tanto si son fotos que generen likes, interacción o que sean compartibles, sino que subo lo que siento que hace a que el usuario que me sigue o los nuevos que quieran ver lo que hago, entiendan lo que hago y cual es mi estilo.

¿Crees que esta pandemia que estamos atravesando actualmente va a cambiar tu trabajo de alguna forma?

Totalmente, esto que estamos viviendo es algo sacado de una película de un futuro distópico que nunca nos imaginamos vivir. No te puedo decir en este momento cómo es que todo esto va a cambiar mi forma de ver las cosas y hacer fotos. Es algo que aún estamos viviendo con mucha incertidumbre y que va a tomar un tiempo procesar.

Mucha gente está haciendo cosas muy creativas en este período y es totalmente entendible y eso es algo inesperado que generó la pandemia y estar en cuarentena, tener tiempo para encontrarse con uno y con las cosas que a uno le dan placer y hacen bien. Mucha gente comenzó a pintar, a coser, a crear cosas con sus manos por placer o para vender, para palear un poco la falta de trabajo. Esta pandemia atraviesa muchas cosas sin discriminar a nadie ni nada. Trajo momentos de alegrías intensas, de tristezas profundas e sensaciones y emociones que nunca nos esperamos sentir. Así que sí, esta pandemia indefectiblemente va a atravesar también mi trabajo de una forma u otra.

Para ver más sobre sus trabajos, puedes encontrarlo en:

www.manuelsoria.com

@manuelfsoria

¿Te interesaría formar parte de Alterfocus?

Completa nuestro formulario clickeando aquí abajo

Súmate a nuestro newsletter

¿Dudas, consultas? ¡Escríbenos!